0
0
0
s2sdefault

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Más allá de la nostalgia por aquellos trenes que conectaban en todas las direcciones a pueblos y ciudades del país, los servicios de carga también cumplen una función determinante.

Por ello deben ser objeto de atención y de mantenimiento sustentable de parte de las autoridades. 

El transporte ferroviario de carga tiene una incidencia sustancial en el desarrollo de muchas economías regionales. Sobre todo en aquellas vinculadas con la actividad agrícola, que encuentran en ese servicio una mejor logística y beneficios en materia de costos para el traslado de la producción a los destinos de acopio y de venta. Se trata de ventajas operativas ponderadas a nivel mundial, pero que en la Argentina no son aprovechadas por el deficiente estado de los ramales ferroviarios en general.

Problemas de diversa índole que se entrelazan con viejas promesas de obras de infraestructura que atañen por igual a las órbitas de la Nación y de las provincias.

Más allá de la nostalgia por aquellos trenes que conectaban en todas las direcciones a pueblos y ciudades del país, los servicios de carga también cumplen una función determinante. Por ello deben ser objeto de atención y de mantenimiento sustentable de parte de las autoridades.

La provincia de Córdoba no es ajena a este cuadro de inoperancia en su red ferroviaria, como así tampoco a los anuncios de obras de infraestructura que siguen en una fatigosa lista de espera en los despachos oficiales.

De los 1.806 kilómetros de vías para la circulación de trenes de carga que tuvo en su momento la provincia, sólo están operativos 977 kilómetros.

Pero lo más llamativo radica en que las obras que tiene en agenda la Nación para los próximos dos años, tendientes a subsanar los deterioros de la plataforma ferroviaria, no contemplan esos 829 kilómetros de “vías muertas”.

Algunos productores agropecuarios afincados en el norte cordobés advierten que hay oportunidades y negocios que se frustran por los altos costos que presenta el transporte de casi toda la mercadería en camiones.

Es verdad que para este año y 2019 el Ministerio de Transporte de la Nación prevé trabajos de limpieza de vías, reemplazo de durmientes y renovación de pasos a nivel vehiculares y peatonales, entre otros.

Sin embargo, en comparación con los proyectos ya presupuestados en el marco del Plan Belgrano, los proyectos para el ferrocarril de cargas de Córdoba parecen módicos.

Al respecto, la Sociedad Rural de Jesús María plantea que aún sigue en estado de promesa la construcción de un centro de transferencia de cargas ferroviarias en la localidad de Las Arrias, que la Nación anunció hace ya dos años.

Resulta impostergable que los concesionarios privados y el Estado inviertan en obras, en bien de revertir un sistema decadente que perjudica de manera directa a las zonas agrícolas más postergadas y distantes de los puertos. FUENTE: Lavoz.com.ar

Bordó Nacional