0
0
0
s2sdefault

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Por una decisión del Gobierno nacional, echarán a los 21 trabajadores afectados al servicio y así el tren de pasajero no volverá a pasar por La Pampa. Ni siquiera les van a pagar la indemnización.

La empresa Ferrobaires dejará en la calle a 21 trabajadores que estaban afectados al servicio de transporte de pasajeros, cerrando definitivamente la puerta para la vuelta de este servicio en la provincia. A los trabajadores les fue comunicado que a partir del 1º de diciembre no se les renovará su vínculo con la unidad ejecutora del servicio, una empresa compuesta en 1994 por las provincias de Buenos Aires y La Pampa para gestionar los trenes de pasajeros desde Once a Santa Rosa y General Pico.

El secretariado nacional de la Unión Ferroviaria mantiene el silencio cómplice, permitiendo que el gobierno avance sobre los ferrocarriles y los trabajadores.  “Es una decisión política del Gobierno nacional, La Pampa no es rentable, no conviene el tren de pasajeros. Si a otras vías como Mar del Plata, Rosario o incluso Bahía Blanca”, admiten desde la Seccional La Pampa.

“La decisión política es del Gobierno nacional, que tiene una politica económica donde todo lo que no les sea rentable lo sacan”, detalló un dirigente oficialista.

Aclaran que esta situación no tiene relación con los trenes de carga de Ferroexpreso, un servicio donde hay alrededor de 300 empleados y que seguirá funcionando normalmente en la provincia. Como exculpándose de los despidos y cierre del ramal a la Pampa.

A los trabajadores aun no les llegó el telegrama y es posible, según lo que les insinuaron, que tampoco les paguen indemnizaciones. Incluso uno de ellos estaba a punto a jubilarse. Además, entre los despedidos hay siete delegados gremiales de Unión Ferroviaria y de La Fraternidad.

“Sobran argumentos y motivos para demostrar el trabajo que hacían. Si no pagan iremos a la Justicia. Pero la gente necesita el dinero hoy, no dentro de tres años cuando se resuelva el juicio laboral”, dicen desde la Union ferroviaria.

La relación laboral era por un contrato que se renovaba todos los años, donde La Pampa se hacía cargo de los sueldos y, cuando el tren venía, también de los combustibles, aceites y otros detalles de mantenimiento. Detalló el gremialista

Los trabajadores despedidos son 17 de General Pico, tres de Santa Rosa y uno de Toay. “Hay cuatro conductores, gente de mecánica, electricistas, administrativos, despachantes de boletos, todo el personal necesario para tener el servicio activo”, detalló el dirigiente de UF.

Desde la Bordó Nacional exigimos a nuestro gremio se ponga de pie, un plan de lucha nacional, asambleas en todas las líneas  y luchar por la reapertura de todos los ramales, talleres ferroviarios y no permita ningún ferroviario despedido, sancionado ni suspendido.

Bordó Nacional